CMPC y Arauco detienen operaciones en Brasil por efecto de paro de transportistas

Falta de suministro de algunos insumos, principalmente combustible, y la dificultad de movimiento de mercaderías, están entre las razones de las medidas aplicadas por las forestales chilenas. (El Mercurio).

El paro de transportistas en Brasil, que ayer cumplió ocho días, paralizando actividades en ese país, dejó sentir sus efectos en las empresas chilenas que tienen actividades en esa nación.

Esta movilización, que incluso desembocó en la actuación de las fuerzas militares, ha golpeado a las firmas forestales Empresas CMPC (del grupo Matte), Arauco (Angelini), Cencosud (Paulmann) y a la línea aérea Latam.

Ayer, en un comunicado, Empresas CMPC informó que el paro de transportistas ha sido monitoreado «con especial atención por parte de CMPC, atendidas las actividades que mantiene en Brasil y el impacto que dicho paro puede causar a las mismas».

La Papelera añadió que «la situación descrita ha generado diversos efectos en nuestras operaciones de celulosa y de tissue en ese país, debido a la falta de suministro de algunos insumos, principalmente combustible, así como a la dificultad de movimiento de mercaderías y de productos terminados, debido a los cortes en rutas y paralizaciones en puertos. En tal sentido, se tuvo que detener la operación de la línea 1 de la planta de celulosa Guaiba por las razones señaladas».

La compañía del grupo Matte agregó que «la línea 2 será detenida por 72 horas y se aprovechará de adelantar trabajos de mantención. CMPC está adoptando todas las medidas preventivas a su alcance para atenuar el impacto que la paralización descrita le ha generado».

CMPC indicó que «considerando que se desconoce la extensión que tendrá el paro referido, el cual está sujeto a negociaciones por parte del Gobierno de Brasil, no estamos en condiciones de cuantificar el efecto que lo antes descrito generará en la compañía, lo cual de todas formas se actualizará en la medida en que se cuente con antecedentes suficientes al respecto».

En tanto, desde la forestal Arauco, ligada al grupo Angelini, confirmaron que a partir de ayer tuvieron que paralizar todas sus plantas, las que corresponden a cuatro de producción de paneles y una de resina.

Dos de las instalaciones de tableros que tuvieron que frenar Arauco corresponden a activos que adquirió a fines del año pasado a Masisa en ese país.

Las razones de la paralización en el caso de Arauco corresponden a problemas de abastecimientos de insumos para la actividad productiva. La forestal chilena tiene hoy en Brasil unas 240 mil hectáreas de terrenos, con unas 160 mil hectáreas plantadas, pero no ha podido seguir comprando tierras producto de una interpretación constitucional que hay respecto de que las empresas locales brasileñas que son mayoritariamente de propiedad de firmas extranjeras no tienen una autorización para adquirir.

Los transportistas protestan por el constante aumento este año de los precios de los combustibles por parte de la estatal Petrobras. Solo en mayo el precio de la bencina subió 12% y el del diésel un 9,3%. De terminar el paro, la normalidad tardaría en volver en tres o cuatro días.

Larga protesta

Ocho días cumplió ayer la paralización de transportistas en Brasil, los que alegan por las constantes alzas en los precios de los combustibles. La normalidad tardaría en volver tres a cuatro días una vez culminada la movilización. Cencosud y Latam también se han visto afectadas

Las empresas forestales no serían las únicas firmas chilenas afectadas por el paro de camioneros en Brasil, que hoy cumple nueve días. Ayer, tanto Cencosud como Latam Airlines indicaron que también han sido impactadas por dicha movilización.

Desde Cencosud afirmaron que «hasta ahora nuestras operaciones en Brasil están funcionando como de costumbre; sin embargo, estamos empezando a enfrentar falta de disponibilidad en algunas categorías. Esperamos que la situación retorne a la normalidad a la brevedad posible».

Latam Airlines señaló que esta paralización afecta el abastecimiento de combustible de Brasil y, por lo tanto, impacta a algunos aeropuertos y a las aerolíneas que operan en ese país.

Coca-Cola Andina indicó que en Brasil la distribución de sus productos la hacen camiones propios, lo que permite un mayor control de la distribución y mitigar los impactos del paro para los centros de consumo cercanos a sus plantas, donde se concentran sus ventas. «De persistir el paro de camioneros, las ventas podrían verse afectadas por el impacto que podría tener la falta de abastecimiento de insumos para nuestras plantas», concluyó.

Consultado Sodimac, sostuvo que hasta ahora no han tenido problemas de abastecimiento.

Comentarios

Comentarios

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password