Viernes
22/09/2017

INDICADORES


El 2020 saldrá al mercado la primera variedad de maíz hecho genéticamente en Chile
Este avance es parte del Programa de Mejoramiento Genético de hortalizas para la agroindustria que desarrolla INIA, enfocado en especies como alcachofa, pimentón y maíz dulce, el cual ya está arrojando los primeros resultados (Mundo Agropecuario).
05/09/2017


624 veces leida    BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



El 2020 saldrá al mercado la primera variedad de maíz hecho genéticamente en Chile

El mejoramiento genético se ha convertido en una de las herramientas con mayores perspectivas en la industria de alimentos procesados para perfeccionar la calidad y rendimiento de diferentes productos. Por esta razón, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), con el apoyo de Corfo, se encuentra desarrollando el programa “Mejoramiento genético hortícola para la agroindustria exportación de Chile”, proyecto que tiene como objetivo la generación de nuevas líneas avanzadas, puras e híbridos promisorios en especies como maíz dulce, pimiento y alcachofa, para crear nuevas variedades comerciales con características únicas para la agroindustria nacional.

 

Con el propósito de exhibir resultados preliminares de este programa se llevó a cabo el Seminario Internacional “Mejoramiento genético de hortalizas y la agroindustria”, actividad a la que asistieron diversas personalidades relacionadas con el mundo agrícola, científico y la agroindustria.

 

El evento contó con la presencia del subdirector nacional de Investigación y Desarrollo de INIA, Iván Matus; junto a destacados investigadores extranjeros y nacionales. Los resultados han sido promisorios a la fecha, obteniendo líneas puras e híbridos avanzados en maíz dulce, líneas avanzadas en pimiento y clones seleccionados en alcachofa, incluyendo una línea de semilla que presenta tolerancia a enfermedades del suelo para ser usada como portainjerto.

 

La alimentación del mundo de hoy está evolucionando hacia la funcionalidad de lo que comemos. Esto significa potenciar los beneficios que ciertos alimentos producen en la salud humana y que le agregan una función y valor agregado al simple acto de comer. En este aspecto, la alcachofa está siendo sindicada por diferentes expertos como el ‘alimento del futuro’ por su contenido de cinarina y luteolina, compuestos que mejoran la función hepática, así como restaurando tejido hepático dañado, sumando además buenas cantidades de vitaminas A y C, entre otros beneficios.

 

Tanto la alcachofa, como el pimentón y el maíz dulce podrían tener su versión chilena, creada con materiales genéticos de INIA que se adapten a las condiciones climáticas locales y que puedan adquirir atributos demandados por los consumidores nacionales. Dentro de estos tres productos, sería el maíz el que estaría más cerca de convertirse en una variedad local, según los avances obtenidos en el proyecto a la fecha.

 

Así lo asegura el Dr. Gabriel Saavedra, investigador de INIA La Platina y quien lidera este proyecto de mejoramiento genético. “Lo más trascendente y concreto que se ha obtenido hasta el momento son los híbridos de maíz, que ya han sido evaluados y se ven con posibilidades comerciales en el corto plazo. En dos o tres años podríamos tener una variedad comercial para el maíz y en el caso del pimiento y la alcachofa yo estimo un plazo de unos cinco o seis años”, sostiene Saavedra.

 

Carlos Baixauli, presidente de la Sociedad de Horticultura de España y director de Agrosostenibilidad de la Fundación Cajamar, fue uno de los expositores del seminario. El experto no dudó en destacar los resultados de este programa, sobre todo considerando el escenario de cambio climático que cambiará la horticultura en diferentes zonas de producción de nuestro país.

 

“Agradezco al INIA por la invitación para poder entregar nuestro conocimiento en relación a estos cultivos. Es importante conocer lo que están haciendo nuestros colegas con estos cultivos, de manera de aprovechar esa experiencia y adaptarla al tipo de producto que demanda el consumidor chileno. En ese sentido veo una tremenda oportunidad. Respecto a la climatología, por cierto, que también requieren adaptarse a las nuevas condiciones que propone el cambio climático. En el caso de Chile a la zona sur le va a favorecer, pero a la zona norte le va a perjudicar”, afirma Carlos Baixauli.

 

El programa “Mejoramiento genético hortícola para la agroindustria exportación de Chile” comenzó en enero del año 2011 y actualmente está en su última etapa, la cual cierra en enero de 2018. Este proyecto fue financiado con el apoyo de Corfo y ejecutado por el Centro Regional de Investigación INIA La Platina.