Domingo
19/11/2017

INDICADORES


Productora de Ránquil Lucía Torres obtuvo premio al Mejor Vino Campesino en concurso Catad’Or 2017
El certamen se realizó entre el 3 y el 7 de julio en el Hotel Cumbres Vitacura, con un sistema de evaluación de “catas a ciegas” y bajo las estrictas normas de la Organización Internacional de la Viña y el Vino, OIV, (Mundo Agropecuario).
12/07/2017


980 veces leida    BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Productora de Ránquil Lucía Torres obtuvo premio al Mejor Vino Campesino en concurso Catad’Or 2017

Un jurado integrado por 45 especialistas de 12 países eligió al espumante Brutall, elaborado con uvas moscatel de Alejandría por la pequeña productora Lucía Torres Peñailillo, de la Viña Mirador del Valle, ubicada en el sector Cerro Verde de la comuna de Ránquil, en la Región del Biobío, como el Mejor Vino Campesino del concurso internacional Catad’Or Wine Awards 2017: Vinos de América, que por primera vez en sus 22 ediciones premió a esta emergente categoría.

 

Pese al poco tiempo que lleva vinificando -ingresó al Programa de Desarrollo Local (Prodesal) de Indap en 2012 y de ahí saltó al Programa de Viñas- y a sus pequeñas producciones, que no superan las 1.200 unidades, la ganadora ya se ha hecho de un nombre en el Valle de Itata: Obtuvo la Medalla de Oro en el Concurso Mundial de Bruselas Chile 2014 con un Moscatel seco, ha sido destacada por los sommeliers Josep Roca (España) y Alistair Cooper (Inglaterra) por sus frutosos espumantes y ha tenido diversas apariciones en revistas.

 

“Gracias a los reportajes ha ido mucha gente a visitarme, ya que sienten curiosidad por conocer el lugar donde se producen las uvas -de sólo media hectárea- y también mi bodega”, comenta con legítimo orgullo Lucía Torres. Actualmente vende sus vinos espumantes, secos y dulces en tiendas especializadas de Ránquil (Alma del Itata), Chillán (De Blancos a Tintos) y Santiago.

 

Comenta que todos estos logros son el fruto de un trabajo de años de su familia, ya que las parras que hoy le dan satisfacciones fueron plantadas hace más de medio siglo por su padre. Desde entonces han vendido vino a granel a bodegas de la región y uvas a los poderes compradores, pero ahora ella ya tiene su propio sello. “No pienso dejar de hacer vino, pero siempre a pequeña escala. Si hay interés podría aumentar mi producción”, dice.

 

La productora asegura que en este proceso el apoyo de Indap ha sido fundamental: “Nos ha ayudado con asesoría de profesionales, insumos y con la postulación a fondos concursables”, que le han permitido adquirir cubas de acero inoxidable para producir más y mejor. La viña la trabaja con sus hermanos, la familia y con trabajadores que contrata para la época de vendimia.

 

Lucía Torres fue solamente la punta de lanza de los pequeños vitivinicultores del Valle de Itata que participaron en Catad’Or, ya que representantes de esta zona de secano obtuvieron nueve de los 11 premios de la categoría de Vinos Campesinos: Las Medallas de Oro fueron para ella, Carlos Carrasco (Viña Don Goyo), Olga Carrasco (Viña Magenta), Ronald Vera (Viña Vera Llanos), Luis Lagos (Viña San Luis de Guarilihue) y Fabián Mora (Viña Mora Reyes), mientras que Rosa Vidal (Viña Trifulca), Joel Neira (Viña Piedras del Encanto) y Moscin S.A. (Viña Moscin) obtuvieron Medallas de Plata. Cinco de los productores son de la comuna de Coelemu y cuatro, de Ránquil.

 

Durante la premiación, realizada en la Sala Claudio Arrau del Teatro Municipal de Santiago, con presencia del director de ProChile, Alejandro Buvinic; el subdirector nacional de INDAP, Ricardo Vial; el director ejecutivo del concurso, Pablo Ugarte Cruz-Coke, embajadores, representantes de viñas, sommeliers y jurados, se entregaron un total de 214 medallas (16 de Gran Oro, 118 de Oro y 80 de Plata) y ocho trofeos especiales, entre ellos el de Lucía Torres. En total se recibieron 630 muestras de siete países, correspondientes a 150 viñas y 41 tipos de cepas.

 

El certamen se realizó entre el 3 y el 7 de julio en el Hotel Cumbres Vitacura, con un sistema de evaluación de “catas a ciegas” y bajo las estrictas normas de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), que patrocinó el concurso junto a la Unión Internacional de Enólogos (UIOE).

 

El máximo galardón, Best in Show, y el Vino Ícono del Año se los llevó la viña chilena El Principal, por su vino homónimo, mientras que Casa Silva recibió por segundo año consecutivo el trofeo al Mejor Viña del Año. La Viña Alchemy obtuvo los trofeos Mejor Carmenere y Mejor Vino Pequeño Productor y la Viña Casa Lapostolle fue distinguida por el Mejor Pisco del Año. También destacaron con premios Bolivia, Brasil, Argentina y Australia, país invitado.

Más imagenes